L-V 10:00 a 13:30 y 16:00 a 20:30

La mastectomía en una reasignación de mujer a hombre se trata de la extirpación del tejido mamario y la piel sobrante. Nuestros cirujanos han sido formados en el Hospital Regional de Málaga, centro de referencia nacional en la sanidad pública para este tipo de cirugía.

Antes de la cirugía

Se evaluará el caso individualmente para decidir la técnica quirúrgica más adecuada para su tamaño de mama.

Durante la cirugía

La intervención quirúrgica para corregir la mastectomía se realiza en un quirófano, dentro de una clínica u hospital. Es necesario el ingreso de al menos 24 horas. El paciente permanece dormido durante la cirugía que se realiza bajo anestesia general.

La cirugía suele durar 2 horas aproximadamente aunque depende de la técnica quirúrgica empleada. Las incisiones pueden variar dependiendo de la cantidad de tejido que sea necesario extirpar o si hay que incluir también reducción de piel, en la mayor parte una cicatriz a lo largo de la mama y la areola se reubica en su sitio, en casos concretos de mamas pequeñas puede ser suficiente cicatriz por la areola únicamente. Tras la cirugía se ponen unos drenajes y un vendaje alrededor del tórax.

Después de la cirugía

Es posible sentir algunas molestias varios días, pero estas pueden ser controladas con la medicación que le indicarán los doctores. Estará hinchado algún tiempo, para ayudar a reducir la inflamación se le indicará una faja que tendrá que llevar puesta un mes aproximadamente.

Es importante que vuelva a la normalidad cuanto antes. Debe recuperarse progresivamente y volver a su actividad habitual cuando se encuentre bien, que podría ser en unos días tras la cirugía. Las suturas se retirarán una o dos semanas tras la cirugía.

Preguntas Frecuentes

Le aconsejaremos que limite su actividad física al principio, evitando ejercicios pesados durante un mes. En general, a las 6 semanas ya podrá realizar un ejercicio físico normal.

Cuando la cirugía de reducción mamaria es llevada a cabo por un cirujano plástico cualificado, las complicaciones son infrecuentes y menores. Como en cualquier cirugía, siempre hay ciertos riesgos. Estos incluyen como más frecuentes: infección, lesiones cutáneas, sangrado excesivo, y aparición de seromas. El procedimiento puede provocar cicatrices visibles, cambios de pigmento en el área de la mama, o mamas y pezones ligeramente asimétricos. La sensibilidad de la areola normalmente se ve comprometida.