L-V 10:00 a 13:30 y 16:00 a 20:30

Reconstrucción tras un cáncer de mama

La cirugía de reconstrucción de la mama más comunmente conocida como reconstrucción del pecho, tras una cirugía oncológica de la misma es un procedimiento muy habitual en la actualidad y en el que somos especialistas en nuestra Clínica de Cirugía Estética y Plástica en Málaga. El objetivo es conseguir una simetría entre los dos pechos, manteniendo un adecuado volumen y forma. Esto hace que, en ocasiones, también sea necesario actuar no sólo en el pecho enfermo, sino también en el sano, para poder conseguir dicha simetría.

Existen múltiples técnicas para una reconstrucción de pecho, que además se pueden combinar entre ellas:

  • Mediante expansor y prótesis: Se trata de una reconstrucción en dos tiempos. En el primero, se realiza la inserción de un expansor tisular, es decir, una prótesis vacía que se irá rellenando progresivamente en la consulta hasta conseguir una adecuada expansión de la piel ajustada al volumen deseado. Posteriormente se realizará la segunda cirugía, donde se recambiará el expansor (relleno con suero fisiológico) por la prótesis de silicona definitiva, con la forma y volumen adecuado, y se realizará en este mismo acto quirúrgico la simetrización del pecho sano si es necesario (aumento, reducción o elevación de la mama). En un tercer tiempo, si la paciente lo desea, se puede realizar la reconstrucción del pezón, con una sencilla técnica con anestesia local. Este tipo de reconstrucción de mama es el más sencillo y tiene buenos resultados; pero en ocasiones no es posible realizarlo por mala calidad de la piel y los tejidos (sobretodo en mamas que han recibido radioterapia).
  • Mediante tejidos propios: Se puede utilizar los tejidos propios de la paciente para la recreación de un pecho o para cubrir defectos tras una cirugía conservadora de un cáncer de mama. Tenemos la opción de obtener tejido sano de la espalda (reclutando el músculo Dorsal Ancho) o bien utilizar la grasa abdominal y realizar una técnica microquirúrgica. En el primer caso, suele ser necesario además del propio tejido de la paciente, añadir un expansor o prótesis para conseguir un adecuado volumen. En el segundo caso no es necesario utilizar material sintético, pero se trata de una operación más compleja que precisa microcirugía (se utiliza un microscopio y son varias horas de quirófano).
  • Mediante autoinjerto graso o lipofilling: También es posible reconstruir la mama mediante un injerto graso de la propia paciente. Para ello se realizará una liposucción previa (donde se obtiene la grasa) y se injertará en la mama. Esta técnica es útil para defectos locales de la mama de pequeño tamaño (por ejemplo, después de una cirugía conservadora de la mama por un cáncer) o como complemento a otra forma de reconstrucción.

Durante la primera consulta, nuestro equipo médico evaluará el defecto provocado por la cirugía, la calidad de la piel y las posibilidades de reconstrucción. El doctor Bonilla y el doctor Téllez trabajan actualmente en la Unidad de Reconstrucción de Mama del Hospital Regional de Málaga, realizando este tipo de cirugías con frecuencia, por lo que podrán aconsejarle la mejor opción.

Preguntas Frecuentes

La cirugía de reconstrucción mamaria puede tener las complicaciones de cualquier tipo de cirugía: formación de hematoma, infección de la herida quirúrgica, etc. Para minimizar las complicaciones, le recomendamos que la reconstrucción de mama sea llevada a cabo por un Cirujano Plástico.

Si la reconstrucción de mama se hace con implantes y la paciente ha recibido o va a recibir radioterapia, se puede producir sufrimiento de la piel y contracturas capsulares importantes, que en ocasiones requieren reintervenir a la paciente.

No. Usted seguirá llevando su seguimiento y tratamiento oncológico si precisa con total normalidad.

Debe tener en cuenta de que no se trata de una cirugía estética. Estamos hablando de un proceso de reconstrucción, por lo que los resultados serán más limitados. Se intentará lograr la máxima simetría entre las dos mamas, pero los resultados suelen estar influidos por el tratamiento previo recibido (mastectomía conservadora o no conservadora de piel, radioterapia postoperatoria, etc…). Además, si en un pecho lleva una prótesis y en otro no, el movimiento de la mama natural (o “bouncing”) no serán simétricos, al igual que la forma de las mamas cuando esté tumbada, y además la evolución con el tiempo no afectará igual a los dos pechos (el pecho sano siempre tenderá a caer más que el contralateral).

En ocasiones la reconstrucción de la mama se realiza en el mismo tiempo que la mastectomía, y en otras situaciones, se realiza en otra intervención independiente. Una vez recuperada de la mastectomía previa, y dependiendo del tratamiento oncológico que vaya a seguir, podremos programar la reconstrucción de la mama.